Cómo usar el jengibre fresco

Cómo usar el jengibre fresco
04/04/2016 Pablo

Muchas personas son conscientes de los beneficios que puede aportar el jengibre, sin embargo el cómo usarlo suele ser un misterio para muchos. Ese sabor entre picante y dulce, ¿la raíz se hierve? ¿Se fríe? A continuación veremos algunos consejos respecto a la utilización correcta de la raíz de jengibre.

¿Cómo usar la raíz de jengibre fresca? 

La raíz del jengibre tiene una piel marrón tierna y presenta muchos nudos. A veces al trozo entero se le llama raíz. Los trozos tienen que ser gruesos, llenos y de piel tersa, firme y sólida.

El jengibre fresco debe conservarse, envuelto holgadamente en papel de aluminio, en la parte baja de la nevera, hasta un máximo de tres semanas, o en el congelador hasta un año. Basta con rallar lo que se necesite y volver a meter la raíz en el congelador o en la nevera. Otra forma de conservarlo es cortándolo en lonchitas, colocándolas en un tarro de cristal y cubriéndolas con jerez seco o aceite de oliva. De este modo se conserva hasta un año en la nevera.

El jengibre fresco es insustituible en platos orientales. En la cocina china se pela y se corta en lonchas o tiras muy finas y se calienta en el aceite para perfumarlo, antes de rehogar el resto de ingredientes. También se distribuye sobre la carne o pescado antes de cocerlos al vapor o de rehogarlos.

Para hacer una pasta especiada para los platos indios al curry, se muele la raíz de jengibre pelada con otras especias, o se ralla con cebolla y ajo. Para dar un fino sabor a jengibre, no hay como frotar un trozo de raíz fresca en la ensaladera o sobre el pato o pollo.

También pueden meterse un par de lonchas finitas dentro de un pescado entero (trucha o caballa, por ejemplo) o remojar una o dos lonchitas en vinagre o aceite para aliñar ensaladas o en almíbar para macedonias de frutas.

Jengibre Caramelizado

El jengibre caramelizado es un dulce que se hace a partir de raíces frescas, cocidas varias veces en un almíbar concentrado y puestas a secar. Se vende suelto, al peso o preembalado, en trozos y palitos. Hay que conservarlo en un tarro bien cerrado, en un lugar fresco y oscuro, hasta un mes como máximo pues más allá se encoge y endurece.

Está delicioso añadido a una tarta de manzana o a una macedonia caliente de frutas secas. A mi me encanta agregar unos trocitos a las compotas y mermeladas. En muchas ocasiones se utiliza para sustituir al jengibre en almíbar, pues es más fácil de encontrar. Para usarse, en ocasiones tiene que lavarse previamente para quitar la capa de azúcar y evitar así que se vaya al fondo de la masa que lo contiene.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*